La transformación digital de los abogados. Un ahorro de tiempo y dinero

¿La transformación digital de los abogados es real, es de verdad? 

Esta fue la pregunta que me hice la última vez que solicité un certificado a través de la página web del Ministerio de Justicia. No voy a detallar todas las dificultades que me encontré (Chorme, actualización del Java…) para realizar el trámite, pero el resultado fue el mismo que hacer la compra online en el Mercadona:

Tardas más en el canal “online” que ir presencialmente a la oficina

Ante la imposibilidad de conseguir el papelito a través de la web, me fui a la oficina de la Delegación del Gobierno hice la cola, pagué las tasas en una oficina bancaria, volví hacer otra cola y me dieron el deseado certificado.

  • Monitorización de la obtención de un papel en la administración:

Tiempo invertido online: 2 horas. Resultado negativo

Tiempo invertido offline: 1,5 horas. Resultado positivo

El verano también ha sido calentito por el “día de puertas abiertas de LEXNET” de finales de julio y de los ciberataques de personas poco éticas” (Cita: Ministro de Justicia) de principio de septiembre. Por ello es muy común que los Jueces-Magistrados, Secretarios, Funcionarios, Abogados y Procuradores sintamos y percibamos la transformación digital a veces como algo negativo, una mala experiencia que nos lleva a situaciones de nuevos procesos para conseguir los mismos objetivos pero a un mayor coste de tiempo y dinero. 

El origen de la transformación digital de los abogados: con el modem de 56K empezó todo

Después de algunas malas experiencias uno se pregunta si todo esto de la transformación digital y el “legaltech” de la que tantos medios y gente autorizada hablan no es más que una entelequia o un postureo “cool” a la vista de que en muchas ocasiones constato que la organización de los despachos se basa en excels y bandejas de entrada de outllook, me refiero sobretodo los unipersonales o de tamaño pequeño.

Soy de la opinión que el tema de la transformación digital de los abogados no debe afrontarse como una cuestión de futuro sino como una realidad de presente a la que nos debemos adaptarEstá instalada entre nosotros desde finales de los 90′.

Con la sustitución del fax por el módem externo de 56K empezó todo, con el acceso de un nuevo escenario que era Internet

También creo que es un error considerar a la transformación digital como una amenaza y a los robots, drones, tecnología blockchain o a la inteligencia artificial… como entes despiadados y devoradores de puestos de trabajo de la actualidad.

La transformación digital no va de sustituir a las personas por tecnología sino de proporcionar a las personas esa tecnología

Es conocido el ejemplo del despacho Axiom en USA que dándole una vuelta a la profesión de abogados aportando soluciones tecnológicas que han ahorrado tiempo a sus procesos de trabajo, ha podido ofrecer un servicio jurídico excelente como el que más con un menor coste para el cliente. Ello le ha proporcionado mayores ingresos, más clientes y sobretodo beneficios que es de lo que se trata. Y por cierto, incrementa su plantilla año a año.

En España, la tecnología que ayude a los profesionales a optimizar y rentabilizar su tiempo ya existe desde hace tiempo. Y a demás en diversos sectores. Veamos algunos ejemplos:

  1. Para la firma de contratos Signaturit
  2. Para los abogados mercantilistas Concilbox permite la realización de Juntas Generales y reuniones de forma virtual.
  3. Para la protección de datos y avisos legales Pyme Legal
  4. Para la gestión de las personas en las empresas Factorial.
  5. Para la gestión económica de Pymes y autónomos Quipu
  6. O la utilización de herramientas que permiten ofrecer presupuestos personalizados como Innofin

Y muchísimos más…. todas son empresas que integran un sector que se ha denominado legaltech cuyo objetivo es hacerle la vida más agradable al abogado con el ahorro de tiempo que le conllevará a través de una organización óptima, a la posibilidad de obtener mayores beneficios. No es una cuestión de futuro, están allí y todas ellas a precios muy muy asequibles. En este mismo blog hemos comentado que hay otras soluciones muy simples a nuestro alcance que ayudan el día a día de los despachos a ahorrar tiempo y dinero a los profesionales que lo integran.

Gestión del cambio en el despacho: el paso decisivo para la transformación digital real de los abogados

El otro día publiqué un tuit en el que en modo irónico explicaba cuál era mi sensación cuando sugería a los directores y titulares de los despachos de abogados que dejaran el Outlook y el Excel para gestionar su despacho y utilizaran un CRM  (modelo de gestión de toda la organización, basada en la satisfacción del cliente).


La respuesta siguiente del director es que ni dispone del tiempo ni del dinero para realizar un cambio de tal magnitud. Su día a día no le permite pensar como optimizar mejor su oficina. Por lo que después de la bomba pasamos a la fase de la siguiente ilustración:

En este caso si que la transformación digital se llevará por delante a muchos despachos de abogados, no es porque la tecnología en sí misma sustituya a los profesionales sino porque aparecerán otros con nuevas competencias digitales que permitirán ofrecer al cliente un servicio legal mejor a un menor coste.

Para finalizar y a modo de conclusión para ser competitivo en el futuro solo te hace falta un ingrediente que no te va a costar ni un sólo euro: actitud para el cambio. El resto viene detrás. Igual que vino a nuestro despacho el Módem de 56K.

AHORRO DE TIEMPO Y DINERO: “NO GRACIAS NO TENGO TIEMPO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *