Es habitual que las empresas realicen cambios en su nombre comercial, logo, web, con el propósito de renovar su imagen corporativa. Un claro ejemplo lo hemos tenido en este 2018 con el caso de Gas Natural Fenosa que ha pasado a denominarse Naturgy cambiando por completo su imagen corporativa.

Cambios de nombre en los despachos de abogados

En el ámbito de los despachos de abogados hemos visto en este 2018 varios ejemplos de cambio de denominación como el de Mazars Abogados y Asesores Fiscales que pasó a denominarse Mazars Tax &Legal, o el de Dutilh Abogados que cambió su denominación social a DA Lawyers.

El 2017 ya fueron varios despachos, y de renombre, los que realizaron un cambio en su imagen corporativa por varios motivos; en algunos casos una voluntad de acercarse al cliente, en otros hacerle ver al mercado que la marca está en movimiento y que tiene un sello propio que la diferencia del resto. Véase los casos de Deloitte, Cuatrecasas, Gómez-Acebo y Pombo, Baker & Mckenzie , Rosaud Costas Duran o Pons IP.

Cambio de imagen y de dominio en la web

Es igualmente habitual que estos cambios de imagen corporativa de los despachos de abogados, lleven consigo un cambio de denominación del despacho. Y que este cambio de denominación conlleve aparejada una adaptación del dominio de la web a la nueva nomenclatura del despacho.

Un par de ejemplos:

  • Gómez Acebo & Pombo: Ha pasado del dominio http://www.gomezacebo-pombo.com/ al actual https://www.ga-p.com/
Cambio de nombre del despacho ¿qué pasa con el dominio?
  • Rosaud Costas Duran: Ha pasado del dominio http://www.rousaudcostasduran.com/ al actual https://www.rcd.legal/
Cambio de nombre del despacho ¿qué pasa con el dominio?

¿Qué es lo que realmente ocurre?

En los dos ejemplos anteriores si hacéis la prueba de poner en el buscador de Google la antigua dirección del dominio, siempre os llevará al nuevo dominio que a su vez apunta a la nueva web. ¿Magia? 🤔

Lo que realmente se produce es una redirección del antiguo dominio al nuevo, conocido técnicamente como “redireccionamiento 301”.

¿Por qué hay que realizar una redirección de un dominio antiguo a uno de nuevo?

Para que el despacho de abogados no deba empezar desde zero. El objetivo principal es traspasar toda la autoridad que ha adquirido el dominio antiguo hacia el nuevo. En cualquier cambio de imagen corporativo de empresa, cambio de nombre de despacho u oficina que conlleve un nuevo dominio de la web, hay que tener muy presente en dotar este nuevo dominio, de toda la calidad y la credibilidad adquirida a lo largo de los años por parte del dominio antiguo. Visitas a la web, contenidos indexados en los buscadores y enlaces adquiridos de terceros, trabajados con mucho esfuerzo.

Pasos a seguir para el redireccionamiento de un dominio

La recomendación es que en cualquier proyecto de rebranding y renovación de la imagen corporativa de un despacho de abogados estén presentes los creativos y diseñadores UX, pero también algún experto en SEO y/o el responsable de IT que son quiénes efectivamente deberá realizar el redireccionamiento de dominios.

Y todo lo anterior también aplica en los cambios de protocolo Http:// a los Https:// de la página Web del despacho

Cambio de nombre del despacho ¿qué pasa con el dominio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *